domingo, 28 de febrero de 2021

BMW 3.5 CSL - UN BATMOBILE EN LAS 24 HORAS DE LE MANS (1976)


Interrumpimos la saga chatarrera temporalmente, por aquello de darle al asunto un poco de variedad. Y es que el otro día, buscando en el baúl de los recuerdos, me tropecé con este modelo que creo merece un poco de atención, pues para mí se trata de toda una belleza. En su momento, atrajo las miradas como el que más, pero lamentablemente su desempeño en las carreras fue bastante irregular, como podrá verse. 


Los CSL inicialmente se basaban en el modelo de calle de BMW,  el E9 CS, pero para poder competir dignamente en el Campeonato Europeo de Turismos, hubo que efectuar ciertas modificaciones, como es lógico. Para empezar fue reconstruida su carrocería enteramente en aluminio, buscando la máxima ligereza posible (de ahí lo de CSL - Coupe Sport Leich). Preparadores como  Schnitzer o Alpina, gracias a la especial disposición aerodinámica y a un buen motor, por supuesto, consiguieron magníficos resultados en los diversos grupos que existían entonces, desde el 2 hasta el Grupo 5, dándole el aspecto que puede verse en las fotografías, y con el que se ganó el apodo de Batmobile.  

Consiguió la victoria final en todos los Europeos de 1973 a 1976, así como alguna que otra parcial en Le Mans entre los años 1973 y 1974, siempre dentro de su particular categoría. Pero BMW quería alcanzar más prestigio en este mundillo de las pruebas de resistencia, e intentó escalar un peldaño más en las competiciones que de verdad contaban, entre ellas el Grupo 5 de las 24 Horas de Le Mans. Quería plantar cara a Porsche, dominadora absoluta en aquella década en las tres principales pruebas a nivel mundial: Le Mans, Sebring y Daytona.

En 1975, prácticamente en su primer intento como quien dice, la terna  Harald Gros-Sam Posey-Hughes de Ferlant logró entrar en décima posición en Le Mans, en la categoría de dicho Grupo 5. No estaba nada mal, para tratarse de un debutante que inesperadamente, se codea de tú a tú con los elegidos. Por otro lado, en esa temporada habría otras importantes victorias finales en competiciones como las 6 Horas de Nürburgring, o la clasificación absoluta en primer lugar del Mundial de Marcas. Se cerraba pues, con muy buena nota, una prometedora temporada, llena de grandes expectativas. No estaba mal para un fabricante poderoso, sí, pero que debutaba en competición como equipo oficial. 

En la siguiente temporada, todo parecía ir sobre ruedas en aquel 1976. Con el segundo puesto momentáneo del Mundial solo por detrás del Porsche 935, se había modificado el bólido para pasar de unos iniciales 3.0 y 340 CV, a los 3.5 de cubicaje y 480 CV de potencia con que pensaban disputar la victoria final a Porsche. Ello se logró, entre otras cosas, gracias a la introducción de culatas de cuatro válvulas debidamente escaladas, y a la habitual reconfiguración de las suspensiones del equipo Schnitzer, con su particular kit aerodinámico. 

El #43 antes de la quema.

Para ello, cuando llegó el momento de la verdad, el de disputar la victoria final en Le Mans, BMW contó con la pareja Dieter Quester (austríaco) y Albrecht Krebs (alemán), del equipo Schnitzer-BMW, en colaboración además con el belga y a la vez piloto-mecánico Alain Peltier, quienes cruzarían sus espadas con el máximo rival alemán, y lo harían además en la cima de L'Endurance. Además de sus dos pilotos oficiales, BMW contaba con la experiencia de Peltier, que además de ser el mecánico, fue el campeón de su país en los años 1974 y 1975 con un BMW 3.0 CSL, por lo que este monstruo no le era desconocido en absoluto. 

Desgraciadamente, cuando estaban disputando la carrera en un cómodo octavo lugar, en la vuelta 117, poco menos que la mitad del recorrido, hubo que abandonar por avería mecánica. Una vez en boxes, se incendió además el motor, echando a perder cualquier remota posibilidad de recuperación, si es que la había. No hace falta explicar el sinsabor que puede dejar una experiencia así, en plena disputa a Porsche del cetro mundial del G5, en la catedral del automovilismo de resistencia...    ...BMW abandonó este tipo de competiciones de forma oficial. 

Pero vamos con la miniatura, a la que debemos perdonar su origen Ixo. Quiero decir, que no es que sea mala del todo, pero pertenece a esa época loca de Altaya en la que esta editorial quiso estar en todos los bailes, erigiéndose en monopolio de los coleccionables de quiosco, con lo que ello supone: calidad a veces muy discutible, y poca seriedad a la hora de conseguir sus números, pues una colección se mimetizaba con la siguiente, y ésta se pisaba con la otra...  ...y los quioscos simplemente no daban abasto o no querían jugársela con tantas colecciones en marcha. Recuerdo que  hace algo más de una década, podía haber de cuatro a cinco colecciones al año solo de esta editorial. Sumémosle además los remanentes que podían llegar desde otros países, sobre todo Francia. 

En mi caso, la calidad no supone un factor determinante a la hora de llevarme una miniatura para casa. Valoro más otros parámetros, especialmente el del poder de evocación que una reproducción puede producirme. Por éso, este BMW, con ese frontal, ese verde botella, y esa combinación Sport tan típica de los bávaros, no podía faltar en mi vitrina, aunque yo no sea un entendido en este tipo de carreras, ni tan siquiera un buen aficionado. También es muy atractiva la decoración en blanco hueso, que tengo pendiente, pero en su mayoría son fabricantes de miniaturas para bolsillos europeos. 

Como puede verse, el interior es totalmente monocromo, aunque esté todo bien moldeado, y ahí es donde echo en falta el que esta editorial hubiera exigido a Ixo en todas y cada una de sus colecciones al menos unos mínimos: unas calcas en el tablier, o unas pinceladas en algún pomo o manija; eso siempre viene bien y agrada a los aficionados. 

En el tema de la decoración propiamente dicha puede decirse que está más o menos en su sitio correcto, y que no desentona en absoluto, dando sensación de cierto realismo, el cual se pierde a veces en algunos puntos debido al exceso de pintura, que desdibuja un tanto la forma de la carrocería. Pero por nueve euros al peso, poco malo se puede decir de este pequeño. 

En definitiva, y tal y como se ha comentado antes, más allá de lo bien o de lo mal hecha que pueda estar la miniatura, con ese resultado final tan aparente, puede perdonarse ese interior negrísimo, esos aditamentos de calidad y finura muy justos, unas rejillas no muy bien resueltas que digamos, y otra serie de detalles que otras marcas como Spark y Minichamps sí incluyen con todo lujo de detalles, pero que cuestan un mínimo de diez veces más, aunque yo no veo que su calidad sea diez veces más que la que ofrecía Ixo. 

El Batmobile en un reciente revival de clásicos.


17 comentarios:

  1. El eterno dilema de la cantidad de detalles versus el precio.
    Parafraseando a Shakespeare, podríamos exclamar "pagar o no pagar, that is the question".
    Hace rato que yo no pago de más por estos detalles internos, son fantásticos pero cuando el autito está en la vitrina pasan desapercibidos y terminan en el olvido.
    Los detalles externos son otra cosa y a veces le he jugado alguna ficha a Spark o a Neo, pero son contadas con los dedos de una mano.
    Aunque también he de decir que también he encontrado terribles errores en esas marcas premium como Spark (malas proporciones, autos cabezones o deformados) o Neo (autos mal armados, con metales despegados o mala documentación). No todo lo que reluce es Premium.
    Está muy bonito tu BMW, yo alguna vez tuve uno similar de color naranja Jaggermeister (no sé bien cómo se escribe), en escala pequeña, aunque no sé si fuera exactamente el mismo auto, en estas categorías una misma carrocería puede esconder grandes diferencias, sobre todo a nivel reglamentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad ese dilema que comentas, no suelo tenerlo. Prefiero tener una gran variedad de miniaturas y temáticas, antes que centrarme en la calidad. Respeto que haya gente que quiera gastarse 100 euros en una sola miniatura, pongamos por caso, que hacerlo en 100 euros con diez. Yo soy de estos últimos. Me gusta tener camiones, coches de carreras, de calle, tractores, autocares, etc... antes que completar una temática de, por ejemplo, campeones mundiales de rally. Alguna vez me he permitido un caprichito, pero ha sido por una buena causa.

      A todas los fabricantes de diecast a veces les sale alguna oveja negra, eso nunca se sabe, pero me arriesgaré y me apuntaré ese Jaggermeister. Me había olvidado de incluirlo en los comentarios, también es muy muy bonito.

      Si hay diferencias de carrocería entre un BMW 3.0 CSL y un 3.5 CSL, yo creo que a 1/43 deben ser imperceptibles, salvo el alerón, algo que hasta Ixo puede arreglar.

      Un saludo, y gracias por pasar.

      Eliminar
  2. Te diría que la miniatura está muy buena, no estoy acostumbrado a ver los modelos de las marcas caras para comparar y realmente tampoco soy muy exigente. Creo que tengo este coche hecho por Hot Wheels con un aspecto de juguete, pero simpático. Estéticamente siempre me gustó este BMW, pero no sabía su historia en las carreras, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco estoy acostumbrado a "lo bueno", y esas marcas las conozco por fotos en la mayoría de casos. Y lo que he podido ver en persona en tiendas y comercios, pues enseguida salta a la vista su calidad; pero para un profano, para un no-coleccionista, a la hora de encontrar "las siete diferencias" respecto a un modelo de quiosco, la cuestión se reduciría básicamente a la marca de los neumáticos, a una rotulación más fina y completa, y poco más. Pero algo tiene el agua que por eso la cobran.

      Hot Wheels.... ....mmmmh, otro mundo dentro de este mundo de las miniaturas. Un melón que siempre me ha tentado, pero que nunca abriré. Ya tengo bastante con apaciguar los ánimos domésticos como para abrir otro frente...

      Yo tampoco conozco mucho de esas historias de las carreras, pero suelen ser apasionantes, sobre todo cuando te encuentras con alguien que la sepa contar, hay muchas por ahí por internet.
      Saludos, y gracias por los minutos dedicados.

      Eliminar
    2. Hot Wheels tiene una serie, creo que se llama Elite, de modelos 1/43, creo que son todas ferraris, todo con alto precio y mucho detalle (fotograbados y todo eso), a mi me gustaba una que costaba USD 250, pero era un poema, ahora estuve buscándola pero no pude encontrarla.
      Pero si googlean Hot Wheels Elite aparecen algunas.

      Eliminar
    3. Elite y Super Elite, creo. Estos últimos a un nivelazo, doy fe.

      Eliminar
    4. Sí he visto algunos modelos de esa línea Elite, están el Batmobile 66 y el Ecto 1 de Ghostbusters con una cantidad de detalles increíbles. Pero yo hacía referencia a un modelo de esos de juguetería, simil escala 1/64 que está bastante bien por 1 euro. Saludos!

      Eliminar
    5. Esos HW a 1/64 son ideales para las manitas de los más peques. Con 20 ó 30 de ellos y un garaje de varias plantas de juguete tienen para horas de diversión, y lo más importante, les alejan de la tentación de tocar los nuestros. Saludos.

      Eliminar
    6. Tengo la suerte de que Ferrari no es una marca que me entusiasme. Un frente menos. Pero en vuestros blogs he visto esos Elite y algunos son un escándalo....

      Eliminar
  3. Estimado amigo, compartimos el mismo concepto: un modelo no vale tanto por lo bien o mal hecho que esté o por su precio, sino por lo que significa para nosotros, ya sea por nuestro interés en tenerlo, porque nos gusta la forma o la decoración o por lo que sea, principalmente los recuerdos que nos trae al transportarnos a otras épocas de nuestras vidas.
    Igual, te digo que me gusta mucho la miniatura de Ixo; tengo una similar de Spark, ganando los 1000 Kms de Nurburgring de 1976:
    http://juanhracingteam.blogspot.com/2017/01/bmw-35-csl-370.html

    Me sorprendiste con este coche de competición, muchas gracias!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...una similar de Spark..." Qué cachondo, Juan, es que el tuyo es Caviar Beluga. Eso es "jugar" con ventaja. Solo con ver el detallado de la zaga y del morro... ...esos tapones del depósito de combustible, las calcas de Shell imitando relieve como las reales, las cintas en los faros que parecen de verdad, las insignias de BMW, como si hubieran sido incrustadas en la carrocería y otros cien detalles... ...el tuyo está en otra esfera.

      No, en serio, agradecido de verdad por poder comparar modelos. Así se sabrá exactamente de lo que se está hablando: cuánto cuesta y cuánto vale un modelo, su valor y precio, que no siempre es lo mismo. Y además varía en función del ojo del propio interesado.

      Saludos por ahí.

      Eliminar
    2. Amigo, en mano se notan las diferencias; pero te aseguro que en la vitrina, mezclados entre el resto, ambos son un bello BMW 3.5 SCL de color verde...
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Agresivo total, parece que se va a comer a alguien... De mis BMW preferidos sin duda, yo tengo una versión más "modosita" pero de Schuco, luce realmente bien.

    De vista conozco tu modelo pero sobre todo el 1:18, creo que era de Minichamps. Una pasada, sin desmerecer el tuyo.

    Pues nada, a echar con él carreritas por el pasillo, Jose!

    Saludos por allá...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el tuyo en fosforito también es una auténtica preciosidad... ...por no hablar de sus acabados. No puede esperarse menos de un Schuco.
      Sí, ví el que es a 1/18 de MC, pero con esos precios debe estar hecho de oro molido, pero ¡es una pasada! Menos mal que no me tienta por aquello de la escala, y también por la Visa, que todavía está que arde de la cuesta de enero, pero es que este coche siempre me ha enamorado. Pero no creas que no me lo pensé. Ha sido un mala idea para el bolsillo sacar el de Ixo a colación en esta entrada.
      Para mí, de calle o con las pinturas de guerra, con kit aerodinámico o sin él, no solo me parece uno de los más bellos BMW, sino simplemente, uno de los más bellos coches.
      El mío de Ixo no pretende competir con los vuestros, que están en otra división, pero como digo, por nueve euros, al menos me produce ese pequeño escalofrío de placer al mirarlo.

      Cuidarse....

      Eliminar
  5. Qué buen modelo, me encanta la temática Grupo 5, los autos tienen un aspecto muy poderoso.
    La miniatura se la ve muy buena, y como ya comentaron creo que a esta altura los interiores cuando uno tiene gran cantidad de modelos en la vitrina pasan a segundo plano. Sí les doy importancia en los 1:18 porque el tamaño hace que se puedan apreciar desde afuera aunque no tenga aperturas.
    Yo creo que en estas colecciones no podemos pretender más, en mis comienzos allá por 1995-96 un modelo digno no bajaba de 40 dolares y puestos al lado de este Ixo dan risa, calcas resquebrajadas (contra las tampografias de hoy), cuando no autoadhesivas que comenzaban a "orejearse" en las puntas, abuso de algunos cromados en ruedas y motores de F1, y te hablo de marcas como Brumm, Best Models, los primeros Schuco y Minichamps, en fin ésto de hoy ha sido una bendición para el hobbie, poder tener semejante pieza por 9 euros es soñado.
    Y por lo que veo el affaire de las colecciones no es solo nuestro, allá también se cuecen habas parece.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esta escala, y teniendo en cuenta que hay muchos modelos en la misma balda de la vitrina, el que una miniatura a 1/43 tenga interiores bien detallados, no deja de ser una mera anécdota. No es algo que me haga descartar un modelo, aunque siempre será mejor tener que desear.

      No sucede lo mismo a tu escala preferida, aunque viendo alto nivel de fidelidad que gastas en tu colección, esa característica, la de los interiores, viene de serie. Impresionante ese Giulietta SS.

      Gracias por dedicar unos minutos, y un saludo.

      Eliminar
  6. Amigo H1, ¿estás bien? Se te extraña.
    Abrazo a la distancia!

    ResponderEliminar

Comenta si así lo deseas. Con respeto y educación todos podemos dar a conocer nuestros gustos. Aprendamos unos de otros.